Imaginemos:

Desafiar al cerebro es la mejor forma de prevenir el Alzheimer

  • Compartir en:

Este 21 de septiembre es el Día Mundial del Alzheimer, declarado por la Organización Mundial de la Salud, al respecto especialistas indicaron que desafiar al cerebro es la mejor forma de prevenirlo.

“En estos últimos años se ha comprobado que cuidar el corazón, tener una dieta saludable, hacer actividad física, desafiar al cerebro y disfrutar de la vida social son clave para la prevención del Alzheimer”, señaló la neuróloga Verónica Solame, especialista del área de Neurociencias cognitivas de Instituto de Neurociencias Buenos Aires (Ineba).

alzheimer

El primer factor de riesgo de esta enfermedad es la edad: “A partir de los 65 años la posibilidad de tener Alzheimer se duplica exponencialmente y después de los 85 se estima que una de cada dos personas puede tenerla”. Además, sostuvo que “el envejecimiento de la población aumentó la cantidad de casos de personas con esta enfermedad y se estima que para 2050 tendremos a 100 millones de personas en el mundo que la padecerán, pero la buena noticia es que estudios recientes han demostrado que es prevenible lo que, en este caso, implica que existen posibilidades de retrasar la aparición de los síntomas”.

También explicó: “Desde que nacemos tenemos una cantidad de neuronas con posibilidad de conectarse (hacer sinapsis) y, desde temprana edad, el aprendizaje va permitiendo que esas neuronas puedan realizar esas conexiones y crear redes”. Entonces: “Cuando comienza a depositarse la proteína del Alzheimer en el cerebro, cuanto más redes de conexión tengamos (lo que nosotros llamamos reserva cognitiva), más tarde aparecerán los síntomas de la enfermedad porque el cerebro tiene posibilidades de ir buscando nuevas conexiones en reemplazo de las dañadas”.

Por su parte, Pablo Richly, médico neuropsiquiatra, subdirector del Instituto de Alzheimer de la Fundación Ineco, detalló que “los ácidos grasos como el Omega 3, presentes en pescados grasos de aguas frías como el salmón rosado, la trucha, sardinas, atún, arenque y mariscos, y también en frutas secas como nueces o almendras, y aceites vegetales como el de soja o de canola benefician al cerebro”.

Pero más allá de la alimentación, los especialistas marcan como importante ‘desafiar al cerebro‘: “Esto implica sacar al cerebro de su lugar de confort, representado generalmente por las rutinas o los gustos. Por ejemplo, aprender un idioma, cambiar el recorrido para ir a un lugar, usar otro brazo para cepillarse los dientes o aprender a usar una computadora a una edad avanzada son acciones que hacen funcionar a otras partes del cerebro, por lo que ‘activa’ neuronas y conexiones”, afirmó Somale.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu email no será publicado. Todos los campos son requeridos

Compartir: